El Ego

            Me encanta conocer a nuevas personas. De todas se aprende, absolutamente de todas, tanto para bien como para mal. Es decir, para aprender qué hacer y qué no hacer.
            Durante todo mi aprendizaje sobre la gestión de las emociones (inteligencia emocional), aprender del movimiento del cuerpo (PNL), y conocimiento del ego (reconocimiento del falso yo), he aprendido también a controlar mis impulsos egocéntricos que siempre estarán ahí, es intrínseco a la vida del ser humano, pero también son controlables.
Asun Muñoz.
El baúl de los sueños
            La vida es constante aprendizaje, siempre podemos aprender, dicen que cuando mayor conocimiento se tiene de la vida es cuando ya se nos acaba, luego, quien crea saberlo todo, lo que no sabe es que tiene grandes dudas sobre sí mismo.
            Poco a poco voy aprendiendo a no juzgar, a no querer ser más que nadie, a no tener envidia, no ser victimista y por supuesto querer lo mejor para el otro como para mí misma.
            Es penoso conocer a personas magníficas, con grandes valores, que podrían dar un gran ejemplo a los demás, y sin embargo, son víctimas del ego, generándose problemas constantemente y de forma inconsciente, por no saber que no son ellas las que están controlando su vida, sino su ego.
            Pongo unos ejemplos de situaciones en los que te reconocerás bajo el control del ego:
            -Querer que te reconozcan por algo que has hecho y enfadarte si no lo hacen.
            -Dar tu punto de vista en un tema que nadie te ha pedido y que no viene a cuento.
            -Querer impresionar a los demás por tu poder monetario, tu aspecto físico, tus posesiones…
            -Tomárselo todo como algo personal y sentirse ofendido.
            -Querer que te vean o parecer importante.
            -Cuando te enfadas porque tenías unas expectativas sobre una persona y no se han cumplido.
            -Querer manipular a los demás.
            -Enjuiciar.
            -Ser demasiado orgulloso y odiar algo o a alguien.

 

            Estos son solo algunos ejemplos por los cuales reconocerás el ego en ti o en alguien a quien conozcas, según su comportamiento.
            Un comportamiento excesivo de estos casos suele causar distanciamiento, suelen ser debidas a una gran inseguridad en uno mismo, y generalmente, aunque parezca un mecanismo de defensa, lo que hace es poner al resto del mundo en nuestra contra.
            Está en cada uno de nosotros, saber distinguir bien, cuando estamos actuando nosotros o nuestro ego. El ego nos manipula, quiere que tomemos el camino fácil y cómodo, evitando que nos preocupemos y trabajemos por aquello que queremos ser o tener.
“Me gustaría ser tú, así tendría una amiga tan buena como yo”.
Bss.
Asun.

 

El baúl de los sueños Asun Muñoz
El baúl de los sueños
Asun Muñoz
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s