¿POR QUÉ NOS CUESTA TANTO CAMBIAR DE HABITOS?

            Una persona decide dar un cambio en su vida, ya sea hacer dieta, dejar de fumar, no quejarse en el trabajo, dejar de ver a alguien que no es bueno para ella, o volver a estudiar.
            Esta persona se levanta por la mañana con la firme idea de conseguirlo, al cabo de unas horas, por circunstancias que van surgiendo a lo largo del día, acaba por volver a los viejos hábitos que quiere sacar de su vida para siempre. ¿Por qué?
            Este tipo de personas, por regla general cometen 3 errores que les lleva una y otra vez al punto de partida:
  • falta de planificación
  • falta de previsión de posibles obstáculos en el camino.
  • demasiada confianza en que serán capaces de resolver las adversidades a medida que van apareciendo.
El baúl de los sueños.
El baúl de los sueños.
             Suele pasar que un 80% de las personas antes de terminar el segundo año tras haber tomado una decisión de cambio, vuelve a encontrarse en la misma situación donde empezaron. Y es debido en gran medida a estos errores.
            Cuando el cambio es importante para uno mismo, hay que preguntarse por qué se quiere cambiar de hábito. Así, siempre tendremos presente esa respuesta cada vez que se tenga la tentación de volver a caer.
            Cuando aparezca la tentación, debemos ya tener un plan de ataque preparado en nuestra cabeza y rápidamente ponerlo en práctica para poder salir adelante victoriosos.
            Y sobre todo, siempre recomiendo tirar de agenda, a mí personalmente es algo que me va muy bien.
            Levantarnos por la mañana con el día preparado, ayuda a que te acerques cada vez mas a los objetivos que quieres conseguir y evitar tiempo muerto. Parece algo inútil hasta que lo pones en práctica. Te sorprenderías de los resultados.
“Sólo un hábito puede dominar otro hábito.”
Og Mandino.
Bss.
Asun.

 

 

Anuncios

One thought on “¿POR QUÉ NOS CUESTA TANTO CAMBIAR DE HABITOS?

  1. Llevas razón Asun continuar con la rutina es lo más cómodo nosotros somos los que programamos nuestros hábitos como hacer deporte leer hecharnos la siesta etc. y una vez “habituados” pasan a ser obligaciones.
    Las cosas nuevas si son más gratificantes que las habituales encontrarán su hueco en nuestro diario lo complicado es buscar ese hueco para lo penoso aunque sea un beneficio.
    Todos tememos tiempo para lo que de verdad queremos al menos yo casi siempre…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s