“No te metas en mi vida”.

En ocasiones los padres se vuelven el enemigo numero uno para sus hijos. Simplemente porque quieren lo mejor para ellos, evitándoles de lo que por experiencia negativa ellos han pasado y preparándoles para una sociedad en la que la formación, la actitud y los valores son imprescindibles para poder sobrevivir profesionalmente hablando.

En la escuela preparan a las personas para tener un título, mientras que los padres son parte fundamental para educar a personas con valor y fuerza para saber vivir. Y sin embargo, la mayoría de los hijos no valoran el sacrificio que los padres hacen para proporcionarles lo mejor, ya que ante todo el amor de padres a hijos es lo que lleva a tomar las decisiones con respecto a la educación.

no te metas en mi vida

En una ocasión leí ésta reflexión sobre un hijo que le decía a su padre: ¡No te metas en mi vida!

Esta podría ser una respuesta:

¡¡Hijo, un momento, no soy yo el que me meto en tu vida, tu te has metido en la mía!!

Hace muchos años, gracias al profundo amor que mamá y yo nos tenemos, Dios permitió que llegaras a nuestras vidas y ocuparas todo nuestro tiempo. Antes de que nacieras, mamá se encontraba mal, no podía comer, y además debía guardar reposo, así que yo, tuve que encargarme de las tareas de la casa, además de mi trabajo.
Los últimos meses, antes de que llegaras a este mundo, mamá no podía dormir y tampoco me dejaba dormir a mí.

Antes de nacer los gastos aumentaron increíblemente, tanto que gran parte de nuestro salario se gastaba en ti, en el médico que atendía a mamá, en medicamentos y en comprarte lo mejor. Mamá quería cómprate todo lo que veía para bebes, las mejores prendas, y lo más lindo.
Y tu, me dices: ¿¿NO TE METAS EN MI VIDA??

Llegó el día en que naciste y compramos un recuerdo para regalar a todos aquellos que vinieran a conocerte.

Desde la primera noche no dormimos. Cada tres horas como si fueras un reloj nos despertabas para que te diéramos de comer, otras veces te sentías mal y llorabas todo el tiempo, sin que nosotros supiéramos que hacer, pues no sabíamos qué te sucedía y hasta llorábamos contigo.
Y tu, me dices: ¿¿NO TE METAS EN MI VIDA??

Comenzaste a dar los primeros pasos y tuvimos que estar detrás de ti todo el tiempo, ya no podíamos sentarnos tranquilos a leer el periódico, a ver una película, ni podía ver el partido de mi equipo favorito, porque para cuando menos lo esperaba, te perdías de mi vista y tenía que salir tras de ti para evitar que te lastimaras.
Y tu, me dices:

¿¿NO TE METAS EN MI VIDA??

Todavía recuerdo el primer día que fuiste a la escuela. Tuve que llamar al trabajo y decir que no podía ir, porque tuve que acompañarte al colegio y estar contigo. Tú no querías entrar, llorabas y me pedías que no me fuera, tuve que pedirle a la maestra que me dejara estar a tu lado, hasta que tomaras confianza.
A las pocas semanas ya no me pedías que no me fuera, y unos pocos días mas tarde, hasta te olvidabas de despedirte cuando bajabas del auto corriendo para encontrarte con tus amiguitos.
Y tu, me dices: ¿¿NO TE METAS EN MI VIDA??

Seguiste creciendo y nos pedías que te lleváramos al lugar en que te reunías con tus amigos, y que te dejáramos y te recogiéramos unas calles antes. Eras demasiado moderno y no se cuantas cosas más.
No querías llegar temprano a casa, te molestabas que te pusiéramos límites o reglas, no podíamos hacer comentarios acerca de tus amigos, sin que te volvieras contra nosotros, como si los conocieras a ellos de toda la vida y nosotros fuéramos unos “desconocidos” para ti.
Y tu, me dices:

 ¿¿NO TE METAS EN MI VIDA??

Cada vez sé menos de ti, y lo que sé, es a través de los demás, ya no quieres hablar conmigo, dices que siempre te estoy regañando. Todo lo que yo hago está mal y te burlas de mí.
Y yo me pregunto, ¿Cómo con tantos defectos he podido darte todo lo que tienes?
Mamá se queda despierta y no me deja dormir preguntándome si has llegado a casa, diciéndome que es muy tarde y que tu celular está desconectado, que ya son las 3:00 de la mañana y no has llegado.
Solo cuando te oye entrar en casa y cerrar la puerta de tu habitación, podemos dormir.
Y tu, me dices:

¿¿NO TE METAS EN MI VIDA??

Te aburre hablar con personas como nosotros, que no entienden el mundo de hoy, por eso sólo me buscas cuando hay que pagar algo, necesitas dinero para la universidad, o para tu diversión.
Y tu, me dices: ¿¿NO TE METAS EN MI VIDA??

¡¡Hijo, yo no me meto en tu vida… tu te has metido en la mía, y te aseguro que no me arrepiento de que lo hayas hecho y la hayas cambiado para siempre!!

Mientras esté vivo, me meteré en tu vida, para ayudarte, para formarte, para amarte y para hacer de ti una persona de bien.
Además si no lo hago yo, otros se meterán en tu vida y esa es una responsabilidad que me corresponde a mí.

¡¡ Sólo los padres que saben como meterse en la vida de sus hijos logran hacer de éstos, hombres y mujeres que triunfen en la vida y sean capaces de amar y ser amados!!

“La paternidad no es un capricho o un accidente, es un don de Dios, que nace del Amor”

 

 

Anuncios

2 thoughts on ““No te metas en mi vida”.

  1. Siento que este artículo está hecho para hijos en apareciencia impertinentes, que quieren tomar una independencia que no les corresponde.

    En las constelaciones familiares sabemos que esto no es así, y se ha visto que a nivel profundo, los hijos sin autonomía lo hacen todo para los propios padres, por un profundo amor, incluso ser impertinentes, egoístas, faltar al respeto, etcétera.

    La falta de respeto a los propios padres puede venir, principalmente, de intrincaciones:
    Una, cuando alguno de sus propios padres no pudo tomar a su padre o a su madre o a ninguno de los dos, el hijo dice internamente: “yo como tú”. Y otra cuando alguna de las antiguas parejas de los padres no fue respetada, para lo cual, internamente dice el hijo a la antigua pareja; “yo por ti”. Yo me vengo de ellos por ti. También es común que el hijo si se muestra autoritario o rebelde puede que sustituya a un ancestro excluído, mayor que los padres, abuelos, hermanos de abuelos, etcétera.

    Ahora bien, cuando un padre se mete en la vida adulta de su hijo, está interfiriendo en algo que no le incumbe. Cuando el hijo es autónomo tiene el derecho de decir: “por favor”. “Por favor, dejadme hacer mi vida”, “por favor, dejadme ser autónomo y poder decidir y equivocarme por mi mismo”.

    Las justificaciones para hacer esto se dan para no vivir la propia vida. Hay un momento de separación entre padres e hijos, y es un momento que necesita ser respetado.

    Un saludo,

    Alejandro

  2. HAYYYYY!!!! Asun.
    Que lote de escribir te has dado y que corto se me ha hecho,
    Mi niña tiene unos preciosos 20 años, es MI NIÑA, siempre lo será, siempre formará parte de mi vida, así es desde que fue concebida,

    De momento los que necesitamos “nuestro espacio” somos su madre y yo,
    Ante la petición o el reproche “No te metas en mi vida” a mí se me queda cara de pasmao y cuando se retira me entra la risa.

    Mi niña dentro de poco volará pero…. ¿qué tiempo? espero que un día tenga que llevar a mis nietos al cole, hacer de canguro, echarle una mano en esa receta que no le sale, arreglar el grifo que le gotea prestarle ese libro que sé que no recuperaré, etc.

    Espero que cuando lo necesite cuente conmigo,y siempre formemos parte de nuestras vidas. Sino sentiré que algo hice mal,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s