El buscador

            En más de una ocasión he leído, sobre todo en libros de sabiduría oriental sobre los momentos clave en la vida del buscador, las etapas de las iniciaciones del viaje hacia lo Otro. Hay varias iniciaciones a lo largo de éste viaje, pero hay dos etapas en esta vida que son verdaderamente importantes.
            La primera iniciación es esa inquietud y llamada a la búsqueda, que puede venir de un maestro, una señal, o incluso del interior mismo, y hay que estar atento a esos avisos ya que si no se perciben puede pasar de largo. Esa energía de búsqueda es el sentimiento de que hay alguna alternativa a la realidad que experimentamos, un camino que seguir, un lugar a donde dirigirse. Entonces se toma la dirección. Que luego se siga o no es otra cosa.

El buscador espieitual

            Cuando un buscador recibe esa primera iniciación pueden ocurrir dos cosas una es que tome ese camino y se dedique toda su vida a explorarse a sí mismo, a enriquecerse de sabiduría y a disponer una iluminación de comprensión profunda que nunca antes había sospechado.
            Pero después hay otros muchos motivos por los que pierden el rastro y ese hilo conductor, por lo que abandonan la búsqueda, dejan de ser buscadores.
            Puede pasar también que tiempo después se reactive esa sensación de búsqueda, bien por algún cambio brusco en la vida, como puede ser la perdida de un ser querido, una decepción, una ruptura sentimental o un sentimiento de vacío, los motivos dependerán de cada individuo, y es entonces cuando se produce la segunda iniciación.
            Ese momento es crucial para decidir si realmente se quiere seguir con la búsqueda o por el contrario desistir.
            Por eso es importante estar atentos a esa llamada. Por desgracia, no en todas las personas aparece, y en las que aparece a veces pierden ese hilo conductor, cuando realmente son esas personas las que a través de su propio cambio, pueden ser de gran ayuda al resto del mundo a superar su ignorancia básica y superar sus tendencias latentes insanas.
 
“El verdadero buscador no se identifica ni con el nombre ni con la forma, no se lamenta por lo que no tiene ni por lo que pudo haber sido.” Buda.
 
Bss.
Asun.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s