Nuestros propios limites

          Hay personas que constantemente están poniéndose límites. Límites que no puede ponerles nadie, solo ellos, y sin embargo, se van añadiendo uno tras otro, hasta que cuando quieren darse cuenta están tan escondidos dentro de sus propios limites que ni se les ve, y no es que no estén ahí, es que se sienten tan pequeños y tan incapaces por el peso de sus propias limitaciones que apenas podrán advertirlos en su entorno, ya que posiblemente, ni se atrevan a pronunciarse en ciertos temas.
nuestros propios limites
            Cuando una persona comienza en su dialogo interno a ponerse limitaciones, en la mayoría de los casos “falsas”, esto empieza a crecer de dentro hacia fuera de ellas hasta que llega a convertirse en real. Y no es que venga nadie y por decirles que no pueden hacer esto o aquello ya sea cierto, es que cuando creen en esas limitaciones, se convierten en realidad.
            Si crees que no sabes bailar, no puedes adelgazar, dejar de fumar, encontrar una pareja que te haga feliz, cambiar de vida, Bla Bla Bla…., así será. Tu mente crea lo que cree, es así de sencillo. Pero si es así de sencillo ¿Por qué no lo pones en practica?. Si no lo pones en practica es porque no lo crees, pero hasta que no lo hagas no lo podrás crear.
            Este juego de palabras creer, crear, es tan real como la vida misma. Nada antes que puedas estar viendo ahora mismo, no se ha creado antes en la mente de algún pensador.
            Si quieres reconocer tus falsas limitaciones, obsérvate, puede que detrás de ese no puedo, haya un no quiero, o no me apetece, o me da “miedo” hacerlo. Si te atreves a desafiarte a encontrar esas limitaciones, piensa en algo que no has hecho hasta ahora y que quieres hacer porque crees que no puedes. Piensa en ello con tiempo, tranquilidad, sin prisas, no es cosa de un momento y pregúntate que puedes hacer tú para poder cambiar esa limitación, y comienza a hacerlo. No se trata de dar un cambio radical, si no de dar un pasito cada día, y puede que en algún momento te sorprendas pensando que no es que no podías, sino que no habías hecho nada al respecto para conseguirlo.
            Una vez que comprendas esto serás libre. Porque no habrá límites para ti, estamos hablando de cosas posibles. Pero ¡ojo!, lo que para alguien es imposible para otro es posible, esto es según como lo quieras interpretar. Si realmente quieres cambiar algo, lo harás, no hay límite para tu mente, solo las que nosotros nos creamos. Puede que tengas que cambiar de hábitos, incluso de amigos y conocidos. Muchos son tóxicos, envenenan tus sueños, tus ilusiones y tus deseos de ser mejor, simplemente porque ellos creen que no pueden, y muchos no lo hacen conscientemente ni a mala idea, es que realmente están tan limitados, que intentan poner sus límites a los demás. Eso no te conviene si quieres salir de tus zonas limitantes.
            Así que desde aquí te animo a que pienses en todo esto, puede que tu felicidad dependa de ello. Y eso es mucho.
Bss.
Asun.
Anuncios

2 thoughts on “Nuestros propios limites

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s