Desapego. Una gran lección

            El viaje al interior de uno mismo, es algo a lo que he puesto foco desde hace bastantes años, de ahí mi dedicación al crecimiento y desarrollo personal. Antes que nada para mi, y al mismo tiempo que sirva a los demás. Así he comprobado que estoy en el camino que quiero, porque me siento bien, porque me siento feliz.

            Una de las asignaturas a las que nos tenemos que enfrentar a lo largo de este viaje es a la superación del apego.

            El apego, como bien dice el psicólogo Walter Riso, es el principal motivo de sufrimiento de la humanidad. En occidente es considerado como algo bueno, sin embargo no nos damos cuenta de lo peligroso que puede llegar a ser. El apego a algo o alguien, ya pueda ser la belleza, Internet o al amor, por ejemplo, puede considerarse como una adicción. Para detectar si se tiene apego a algo o alguien, debemos observarnos, el apego es entregar el alma a cambio de un falso placer y seguridad, de ahí algunos matrimonios dependientes en los cuales una de las partes aguanta una relación que no le produce felicidad por una pequeña parte de seguridad. En la mayoría de los casos de apego, éste nos absorbe un 80% de nuestro tiempo dedicándonos a ello, y eso es mucho tiempo, ya que nos esta restando la posibilidad de disfrutar de otras cosas que suceden en nuestra vida.

APEGO[1]

            El apego corrompe, entre otras cosas porque disminuye nuestra dignidad, nuestro respeto, nuestros valores más esenciales. Nos sentimos más tristes, aunque creamos que eso nos da y nos dará siempre felicidad. Es un error que ese algo o alguien estará y será así para siempre, el primer paso es aprender que nada es para siempre, que todo y todos cambiamos. Hasta que no seas capaz de decir : “si te tengo bien y sino también”, estarás en el apego.

              Es mejor decir te prefiero en mi vida a te necesito en mi vida. La necesidad es algo que no podemos controlar, la preferencia si.

            Esta lección es dura, pero es mejor cambiar un sufrimiento inútil por un sufrimiento útil. Al superar el apego, dejaremos de sufrir, nos sentiremos más libres.

            El camino es difícil, pero el héroe siempre ha sufrido y ha caminado solo, antes de obtener su victoria. Es bueno hacernos preguntas, y volar sobre el apego y la aceptación. Cuando tenemos apego estamos actuando desde el miedo, y el miedo nos paraliza, no nos deja contemplar la sabiduría, interrumpe nuestro aprendizaje de la vida, el miedo empieza a crear apegos y máscaras.

            En mi camino, estoy aprendiendo a no apegarme a nada ni a nadie, y lo que quiera tener en mi vida será porque prefiera tenerlo, no porque lo necesite.

“Recuerda que vincularse afectivamente no es enterrarse en vida, ni reducir tu hedonismo a dos o tres horas al día.” WR

 

Bss.

Asun.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s